Discriminación en el empleo y la ocupación

4589724616 8ce3858ab5
La discriminación en el empleo y la ocupación ocurre cuando un candidato recibe un trato diferente, o menos favorable, debido a características no relacionadas con sus méritos o los requisitos inherentes al puesto. En la legislación nacional, por lo general, entre estas características se incluyen las siguientes: raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen

social. Además, algunos países han ampliado la protección a otras áreas, como la orientación sexual, la edad, el VIH/SIDA y otros.
Sin embargo, el Principio 6 da lugar a que las empresas contemplen otras causales de discriminación en el empleo y la ocupación. Las empresas deberán familiarizarse con los motivos de discriminación prohibidos por la legislación nacional.
La discriminación puede ocurrir en diversas situaciones y áreas relacionadas con el trabajo; entre otras, en el acceso al empleo, a determinadas ocupaciones, a la formación y la orientación profesional y la seguridad social.
Además, puede producirse respecto de los términos y condiciones del
empleo, tal como los siguientes:


• contratación
• remuneración
• horario de trabajo y de descanso, vacaciones pagadas
• protección de la maternidad
• seguridad de la tenencia
• asignación de los puestos de trabajo
• evaluación del desempeño y promoción
• oportunidades de capacitación
• perspectivas de promoción;
• seguridad y salud en el trabajo
• terminación de la relación de trabajo.

 

En algunos países, están cobrando importancia otras causas de discriminación en el lugar de trabajo, como la edad y la condición respecto del VIH. También es importante reconocer que la discriminación en el trabajo ocurre en diversos entornos, y que puede ser un problema tanto en una empresa agrícola rural, como en una empresa urbana de alta tecnología.
La discriminación puede adoptar diversas formas. Es directa cuando, por ejemplo, las leyes o reglas explícitamente limitan el acceso de una persona al empleo. Sin embargo, por lo general es indirecta y tiene lugar de modo informal a través de actitudes y conductas. Algunas formas de discriminación pueden incluso tener raíces culturales.
La no discriminación equivale a que se selecciona a los empleados sobre la base de su idoneidad para realizar un trabajo, y que no hay distinciones,
exclusiones o preferencias por otras razones. Quienes padecen la discriminación en el trabajo se ven privados de oportunidades y sufren la violación de sus derechos humanos fundamentales. Ello afecta a la persona en cuestión, y además incide negativamente sobre la aportación que podría hacer a la sociedad.
El lugar de trabajo es un punto estratégico para liberar a la sociedad de la discriminación. Combatirla en ese entorno permite reducir las desventajas resultantes de la desigualdad que pudo haber afectado a las personas en una etapa anterior de su vida, por ejemplo en cuanto a la educación. Cuando en el lugar de trabajo se congregan trabajadores de diferentes razas, sexos y edades, por ejemplo, y todos gozan del mismo trato, ello genera un sentido de propósito común. Al hacerlo, se desactiva todos los estereotipos y prejuicios que subyacen a la discriminación.
Ante la discriminación, es preciso recurrir a métodos eficaces que permitan superarla. Los principios de la OIT establecen umbrales mínimos. La legislación y la práctica nacional pueden ser más amplias e incluir planteamientos más integrales para eliminar la discriminación en el trabajo.

 

Fuente: http://goo.gl/8GkZDy

Otros artículos de los Estándares Laborales


 

 

 

 

Servicio al Cliente:
Colombia: [571] 508 21 48 Bogotá - [574] 444 77 33 Medellín 

E-mail: info@e-iconex.Com

coaching-ontologico
 
coaching-sin-fronteras
 
2017  Consciencia Global  globbersthemes joomla templates